Empresas de Servicios Turísticos y Guías de naturaleza y ocio

El desarrollo de las actividades turísticas debe ayudar a conservar la biodiversidad, los ecosistemas y los paisajes; deben proteger las especies silvestres y no sacarlas de su entorno natural con fines de consumo o exposición.

Responsabilidad ambiental y social

  • Asegúrese de que tiene los permisos y autorizaciones necesarios para realizar actividades dentro de espacios de Red Natura 2000 y para acceder a los destinos que se encuentren en propiedades privadas o públicas. Los Agentes del Medio Natural son sus aliados en
  • Haga partícipe a la población local en la planificación de la actividad, bien o servicio que desarrolle desde las etapas tempranas de la iniciativa. Esto favorecerá que el proyecto sea aceptado y apropiado por la localidad de destino como una alternativa económica. Tenga en cuenta a los productores de alimentos locales, guías, artesanos, alojamientos presentes, propietarios de terrenos, empresas de servicios o mano de obra. Favorezca que la población local participe de forma activa en la actividad turística a través de la generación de empleos. Es recomendable garantizar una participación mayor al 50% de personas de las comunidades locales, con el fin de generar beneficios reales en la localidad.
  • la consecución de los pertinentes permisos.
  • Garantice que el presente código de buenas prácticas también sea cumplido por sus aliados locales y clientes en la medida de lo posible.
  • Promueva actividades turísticas que protejan la herencia ambiental y cultural del lugar de destino y que permitan que los productos culturales y tradicionales, las artesanías y el folclore sobrevivan y florezcan, en lugar de que sean perdidos o se conviertan en simples reproducciones.
  • Asegúrese de no llevar un grupo con un número excesivo de participantes, pues esto puede desmejorar su desempeño y afectar el lugar visitado. Se establece que fuera de los puntos de observación no se superen las 8-10 personas.
  • Sea honesto con sus clientes a la hora de asegurar los servicios ofrecidos, como por ejemplo la observación de algunas especies animales, evitando así crear falsas expectativas que puedan frustrar al cliente.

Un guía de turismo en Red Natura 2000 debe saber diseñar itinerarios interpretativos, conocer bien el territorio donde trabaja, su historia, sus pobladores y costumbres, sus rincones, y los valores ambientales que se hallan en él, y donde encontrarlas. Pero además, como profesional tiene que ser capaz de desenvolverse en la naturaleza, saber valorar los riesgos y limitaciones, gestionar emergencias y tener habilidades de comunicación, conocer dinámicas,  que facilite la conducción de un grupo de personas.

  • Antes de la realización de la actividad elabore un plan de acción: conozca y recorra las rutas elegidas y haga un guión para interpretarlas. Consiga siempre toda la información disponible sobre el sitio específico.
  • Tenga todos los permisos y autorizaciones para acceder a destinos que se encuentran en propiedades privadas o públicas. Consulte sobre las regulaciones ambientales vigentes
  • En el desarrollo de su actividad apóyese en intérpretes y especialistas a nivel local que le permitirán aportar un valor diferencial a su producto.
  • Desarrolle la actividad turística bajo los principios de un código de ética en el que el respeto y la conservación de la Red Natura 2000 sea prioritario.
  • Verifique con el cliente los servicios contratados y no prometa algo que no pueda cumplir; por ejemplo, la visión de una especie concreta dado que en la naturaleza no hay nada asegurado, y menos cuando hablamos de especies animales.
  • Fomente entre sus clientes comportamientos adecuados y garantice el respeto por el cumplimiento de la normativa relacionada con senderos, campamentos, avistamientos de especies silvestres, fogatas, propiedad privada, la vida rural y el trabajo de sus habitantes procurando no interferir en su desarrollo. Esto permitirá que la visita genere los mínimos impactos sobre los valores naturales y culturales del área natural.
  • Prohíba la alimentación artificial de animales silvestres.
  • Manténgase informado sobre las oportunidades de entablar alianzas comerciales en localidades próximas al atractivo turístico. Éstas desarrollan continuamente iniciativas comerciales como la elaboración de artesanías con productos naturales (corcho, cuernas, mimbre), la venta de productos alimentarios de calidad o silvestres (miel, queso, setas, etc.).
  • Fomente entre sus clientes la adquisición de productos artesanales o alimenticios locales fabricados de manera sostenible.
  • Favorezca la oportunidad de poner en contacto a personas locales con los turistas para que puedan mostrar y expresar su modo de vida, costumbres y tradiciones fortaleciendo el sentimiento de orgullo de la población local.
  • Incorpore en su actividad reflexiones sobre el origen de la Red Natura 2000, sus objetivos y valores y otros problemas ambientales que motiven a los participantes a comprometerse con acciones efectivas.
  • Asegúrese de que los visitantes que guía respeten el patrimo¬nio natural y cultural durante todo su recorrido y minimicen los impactos que puedan causar en ellos: muchas veces los turistas se sienten tentados a llevarse restos arqueológicos, fósiles, plantas, flores o nidos de los lugares visitados.
  • Ofrezca una experiencia gratificante a los clientes, velando por su seguridad, siendo responsable y contribuyendo a la conservación del medio.
  • Preste especial atención al medio de transporte que, en su caso, utilice para las visitas y recorridos, seleccionando los menos ruidosos y contaminantes. Fomente el uso de bicicletas u otros métodos no impactantes y respete siempre las vías acondicionadas  para ello.

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn